Educadora especializada en adolescencia

Consultoría y formación

Las altas capacidades en la adolescencia…

… o por qué muchas personas adolescentes con mayor capacidad intelectual que la media abandonan los estudios. 

Sin entender bien la adolescencia, sin tener presentes sus características y comprender sus retos, es muy complicado entender por qué muchas personas adolescentes con altas capacidades, lejos de destacar académicamente, abandonan los estudios.

Si ni los centros educativos ni la sociedad tienen una idea muy clara de lo que significa ser adolescente, es difícil que comprendan la complejidad de ser adolescente y además tener capacidades extraordinarias. Destacar o sentirse diferente no es algo favorable al desarrollo durante la adolescencia, y la exposición que esto supone es de difícil gestión en esta etapa.

Acompañar adolescentes con altas capacidades es realmente complejo cuando las familias, los centros educativos y la sociedad no están preparadas para identificarlas y generar contextos adecuados para su desarrollo.

Suele suceder que, sin un buen acompañamiento familiar y una adecuada atención del centro educativo correspondiente, estas adolescentes sientan que no encajan, manifiesten conductas antisociales y acaben abandonando los estudios a edades tempranas, con todos los riesgos que eso implica.

Llevo años acompañando adolescentes que han sido expulsadas del sistema a causa de su conducta, habitualmente acompañada de un bajo rendimiento académico. Muchas de ellas con altas capacidades, diagnosticadas o sin diagnosticar. 

“Si las altas capacidades no se han diagnosticado en la infancia y en la adolescencia se observan este tipo de conductas, hay que poner atención y pedir ayuda”.

En mi experiencia, estas adolescentes son extraordinariamente sensibles e inteligentes; tienen una gran capacidad para resolver rápidamente; pueden desenvolverse con astucia en situaciones complejas; poseen un espíritu crítico brillante, con gran uso de la ironía, que puede resultar muy incómodo para las personas adultas; piensan y perciben el mundo de forma peculiar, y pueden tener grandes talentos para actividades concretas. 

También son geniales en las actividades que les gustan, que las motivan, con las que conectan. Son capaces de esforzarse muchísimo en ellas y obtener resultados sorprendentes. Aunque están tan poco acostumbradas a que las valoren, como resultado de la falta de atención especializada que han recibido en los centros educativos por los que han pasado y/o en la propia familia, que suelen sorprenderse mucho cuando una persona adulta pone en valor lo que han conseguido. 

Muchas veces no encuentran en el sistema educativo y/o en su contexto familiar un lugar que les permita cubrir sus necesidades en un entorno consciente y preparado para atenderlas y ayudarlas a desarrollar todo su potencial. 

“El primer paso para acompañar a una adolescente con altas capacidades es aceptar que necesita una atención especializada”.

No todas las familias viven en las circunstancias adecuadas para detectar y atender las altas capacidades y las que sí lo hacen se encuentran a menudo ante la incomprensión de algunos centros educativos que deciden que la expulsión es la mejor opción para muchas de estas adolescentes. Lo he visto muchas veces.

He acompañado a muchas familias conscientes e implicadas en el acompañamiento de sus adolescentes que no han encontrado en sus centros educativos de referencia el apoyo adecuado para atenderlas adecuadamente. 

Muchas familias, antes de saber que las adolescentes de su vida tienen altas capacidades, ante las conductas habituales en estos casos, creen que tienen un problema. Que actúan de la forma en que lo hacen expresamente, que se rebelan porque sí, porque no les gusta estudiar o ir al instituto. Se enfadan con ellas, las castigan, discuten continuamente, etc. 

Es importante que, en lugar de juzgar a las personas adolescentes que están continuamente respondiendo de una forma determinada a los estímulos de su día a día, recordemos que lo que les pasa no es personal, es cerebral, y que sobre la mayoría de cosas que les pasan no tienen el control.

También es importante recordar que ante las adolescentes que están continuamente reaccionando no tenemos que poner el foco en nosotras, en lo mal que nos hace sentir lo que hacen, en nuestra preocupación, sino en el origen de esas conductas. Es recomendable explorar qué es lo que puede estar ocasionando esas conductas en lugar de enfocarnos en la conducta en sí. 

“La respuesta y la solución siempre se encuentran detrás de lo que vemos a primera vista”.  

La adolescencia es una etapa del ciclo vital tremendamente compleja. Si le sumamos las particularidades de vivir con altas capacidades el caos cerebral se eleva al cuadrado. 

Si tienes una adolescente en casa con altas capacidades o sospechas que pueda tenerlas:

  • acude inmediatamente a una profesional que pueda diagnosticarla y/o acompañarla.
  • infórmate bien.
  • acude a una de las diferentes asociaciones de familias que ya existen, pueden ser una gran fuente de apoyo y asesoramiento.
  • asegúrate de que en su centro educativo tengan en cuenta esta realidad y puedan atenderla adecuadamente (quizá esto implique un cambio de centro porque muchos no están preparados).

Si no sabes qué son exactamente las altas capacidades, te dejo un artículo aquí que lo explica estupendamente. 

Déjame un comentario si te apetece, estaré encantada de conocer tu opinión 😍.  

Si quieres recibir los artículos y otras novedades en tu correo, puedes suscribirte a mi newsletter 😊

Foto libre de derechos de Pixabay.

10 comentarios en “Las altas capacidades en la adolescencia…”

  1. He tenido que leer el post a cachitos porque al reconocer mi adolescencia me da por llorar…

    Mi hijo (4 años) está detectado por el centro. Estamos a la espera de diagnóstico en Atención Temprana. Pero bueno, no está de más ir recopilando información

    Responder
    • Hola Zana, bienvenida. Sí, nuestra adolescencia es un tema clave. Muchas de las cosas que arrastramos en la vida adulta nos han sucedido durante la adolescencia, así que vale la pena acompañarla bien. No está de más informarse con tiempo, así que, te animo a que lo hagas. Tienes años por delante aún hasta que le llegue esa etapa a tu peque así que mucho ánimo y a disfrutar de la maternidad. Un abrazo.

      Responder
  2. Nosotros tenemos la sospecha con nuestro hijo… Pero de momento aquí dicen que es pronto para hacer nada especial, también mi psicóloga me dijo que no vale la pena “etiquetarle”. Aunque sí hemos hablado con la profesora, y con la pediatra, y está yendo a ergoterapia. Tampoco sé exáctamente qué se podría hacer…

    Nosotros en casa intentamos motivar y buscar potenciar las cosas que le gustan (con moderación en las menos sanas como los videojuegos xD pero es para verle cuando se pone a construir cosas en el Minecraft, es alucinante).

    Cambiarle de curso no lo veo razonable en su caso… Por una parte, por que ya de por sí es el más bajito, si le pones a otro curso peor. Por otro lado, no le gusta de por sí la escuela. Y ahora justo ya tiene amigos y se siente cómodo (aunque siga sin gustarle ir por los deberes) sé que no querría ir a otra clase ni otra escuela. Además, la profesora yo creo que está haciendo un buen trabajo en motivarle y mantener su interés (porque realmente sabe hacer todo lo que tiene que hacer y más, pero no le gusta hacerlo).

    ¿Qué más podríamos hacer?

    Responder
    • Hola Taisa, bienvenida. Pues te recomiendo que sigas las indicaciones de tu psicóloga. Si ya estáis atendidas y tienes buenas profesionales de referencia confía en ellas. Por otra parte, tu intuición también es muy importante y ya estás haciendo muchas cosas estupendas para tu hijo (te has leído mi artículo sobre los videojuegos?). Si está cómodo con sus amistades en su curso haces bien, en mi opinión, de no cambiarlo. Es muy importante que se sienta bien con su grupo en esta etapa. Por lo que cuentas tienes buenas profesionales alrededor y eso te irá genial para atender las necesidades que vayan apareciendo. Te mando un gran abrazo y te felicito por la atención que le estás dando.

      Responder
      • El caso es que la psicóloga es nuestra, de los papás. Con el niño no habló directamente ninguna aún, tengo que ir al pediatra a pedir que me deriven o algo.

        Y no, estuve ojeando algunas entradas, pero no vi ninguna de videojuegos, la hubiese leído seguro. Ahora la buscaré. ¡Gracias!

        Responder
        • Hola guapa, espero que hayas encontrado el artículo sobre los videojuegos. Dejaos aconsejar por vuestras profesionales de referencia y seguid atentas a lo que pueda necesitar. Un abrazo grande, cualquier cosa, ya sabéis dónde estoy.

          Responder
  3. Hola Sara, gracias por el artículo porque es muy interesante. Respecto a las personas con altas capacidades o precoces (ya me pierdo con las terminologías) que son heterogéneas ¿la etapa de la adolescencia puede vivirse a una edad diferente de lo habitual? ¿O que alteren momentos en los que se nota que son adolescentes con otros prácticamente de regresión infantil? Tal vez en algo propio de la adolescencia lo de saltar de comportamientos infantiles a adolescentes y empezar a atisbar el adulto en que se convertirán, no lo sé, pero me preocupa sobretodo la fase inicial de la preadolescencia en las personas de altas capacidades y si puedes darnos alguna pista de que cosas nos pueden avisar de que “la adolescencia está llegando” 🙂
    Gracias

    Responder
    • Hola preciosa,
      En mi experiencia, las personas con altas capacidades pueden ser un poco más reactivas en la adolescencia. A todos los cambios que se producen en la etapa se les añaden la alta sensibilidad e inteligencias diversas y eso, en mi experiencia, combinado con la impulsividad, la autoconsciencia y la necesidad de expliración de la autonomía hace que puedan sumar un poco más de estrés a la familia, que suele quedarse sin argumentos si no tiene estrategias para acompañarlas. Se pueden generar algunos conflictos feos. Claro está, esto es en mi experiencia y teniendo en cuenta las particularidades de cada caso, no tiene por qué ser así siempre. En bastantes casos he acompañado situaciones de fracaso escolar también en esta etapa o abandono prematuro de los estudios. Pero como te digo, todo es observar cad caso en particular. Un abrazo bonita, cualquier cosa, me dices.

      Responder

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sara Ruiz Jiménez.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Cdmon.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver más información sobre esto en el enlace. Si continuas navegando, estás aceptándolas.    Ver más
Privacidad