QUIÉN SOY

Sara Desirée Ruiz

Educadora social de vocación y profesión. Escribo y comunico para generar aprendizajes.

Desde muy pequeña me fascinó leer. No teníamos mucho dinero, pero mi madre siempre que podía nos compraba libros. Ella siempre explica que eran los más baratos y yo siempre le digo que para mí eran un tesoro, un refugio. Puedo decir que la lectura me acompañó durante toda mi infancia, así que la necesidad de escribir surgió de forma natural para mí. Siempre tuve facilidad para expresarme por escrito.

En mi adolescencia descubrí mi vocación por el teatro. A mi madre casi le dio un síncope, pero como es una pedazo de mujer estupenda me apoyó todo lo que pudo. El día que le dije que quería ser actriz su cara fue más o menos esta 😱, e intentando disimular el susto me dijo que me fuese a dormir y que seguro que al día siguiente lo vería todo más claro. Tenía catorce años.

Ahí tuvo razón, lo vi más claro aún, aunque no como ella pensaba, así que empecé a compaginar mi pasión por escribir con mi pasión por interpretar.

Poco podía imaginar mi madre entonces, que el teatro me daría la posibilidad de hacer todo lo que hago hoy en día.

Por ese caminito llegué a la universidad para estudiar Filología Hispánica mientras me formaba como actriz. Mi madre, orgullosa de que llegara a la universidad, tú dirás.

Pero todo cambió cuando, con diecinueve años, empecé a impartir clases de teatro para adolescentes. En esa época me di cuenta de que disfrutaba trabajando con personas y acompañándolas en su desarrollo. Sentía una gran satisfacción observando la evolución de las personas con las que trabajaba y, de alguna manera, siendo partícipe de sus logros y sus aprendizajes.

También descubrí que el teatro era una gran herramienta para desarrollar habilidades y sentí que necesitaba dar un paso más. Por ese motivo estudié Educación Social. Buscaba una forma de ir más allá y esos estudios me brindaban la oportunidad de hacerlo 🤓.

Quería unir mi vocación por el teatro con el trabajo con personas. Así descubrí el teatro social y empecé a experimentar con sus metodologías. Mi madre no entendía muy bien lo que hacía, pero ahí estaba ella para echarme un cable siempre que lo necesitaba.

Después de algunos años trabajando con grupos de adolescentes, al acabar la diplomatura, me especialicé en atención a la adolescencia y en diseño y gestión de programas educativos en el tiempo libre juvenil. A partir de ese momento pude incorporar también mi vocación de escritora, ya que una parte muy importante del diseño de proyectos es plasmar por escrito una idea y planificar su desarrollo con detalle.

Creo que mirar hacia nuestra propia adolescencia nos ayuda a comprender a las personas adolescentes de nuestra vida, pero que no es imprescindible si queremos con ganas entender y acompañar lo que pasa durante esta etapa tan compleja. También creo que el camino hacia la otra persona es más corto si se hace a través de una misma.

Tras más de veinte años trabajando con personas adolescentes he conocido muchas historias. He escuchado mucho. He llorado y reído mucho. He aprendido mucho. He leído mucho. He compartido muchos momentos emocionantes junto a ellas. Las he visto esforzarse, crecer y evolucionar junto a sus familias. 

He descubierto que el acompañamiento prudente es la clave durante esta etapa y he sistematizado mi práctica profesional para que te sea útil en casa o en tu trabajo, si trabajas con adolescentes 😍.

En la actualidad combino mi trabajo artístico con mi trabajo como educadora social, consultora, formadora y divulgadora. Mi madre, y la gente en general, alucina con todo lo que hago. Ella ha sido un gran apoyo durante toda mi vida. Hace unos años me diagnosticaron una enfermedad y tuve que pasar por varias operaciones y momentos bastante duros y ella estuvo allí hasta que me curé y pude seguir adelante.

La familia es determinante en nuestro desarrollo, en cómo nos acercamos al mundo y experimentamos en él, y puede ser un gran apoyo durante toda nuestra vida.

Espero que lo que he aprendido en mi camino te inspire, te oriente, dé perspectiva a tu propia adolescencia y, por consiguiente, a tu vida adulta, y suponga un antes y un después en la forma de mirar y atender a las personas adolescentes de tu vida. Porque te necesitan, aunque no lo sepan, aunque no te busquen, aunque no lo parezca. Porque tú serás un gran apoyo durante el resto de su vida y ellas podrán serlo también para ti.

Mi principal objetivo es aportar mi granito de arena a la sensibilización social sobre la adolescencia, así como orientar y asesorar a personas adultas, principalmente familias y profesionales, en el acompañamiento de adolescentes.

Perseverante Perfeccionista Creativa Proactiva Con sentido del humor

¿QUIERES VER MI CURRÍCULUM?

Esta web utiliza cookies. Puedes ver más información sobre esto en el enlace. Si continuas navegando, estás aceptándolas.    Ver más
Privacidad